Cadena de valor

En este artículo, escribiremos sobre cómo un análisis de la cadena de valor puede ser una oportunidad de crecimiento al ayudar a las empresas a mejorar su rentabilidad mientras que reducen costos y aumentan su competitividad en el mercado. 

¿Qué es la cadena de valor?  

La cadena de valor es una herramienta de gestión que te permitirá realizar un análisis interno de tu empresa, asignando un valor a cada actividad y un costo asociado en términos de tiempo- dinero (valor recibido), podrás encontrar valores, debilidades y fortalezas para mejorar las condiciones de cada actividad y obtener con ello una ventaja competitiva para tu negocio. 

El valor de los productos y servicios de una organización será determinado según la capacidad que tienen para satisfacer de las necesidades y deseos de los clientes, de modo que la cadena de valor es importante para las organizaciones porque las ayudará a identificar en dónde podrían agregar más valor a sus productos o servicios para mejorar la calidad y eficiencia. 

Clasificación de la cadena de valor 

Cadenas primarias o de línea. 

Son aquellas que van desde las materias primas hasta llegar a los productos finales; son las actividades directamente relacionadas con la producción o comercialización del producto, se pueden catalogar de la siguiente manera: las que tienen que ver con la logística interior o logística de entrada, las de logística exterior, las relacionadas con la mercadotecnia y las ventas y las derivadas de la actividad del servicio. 

Cadenas secundarias o de soporte.  

Son aquellas que dependen de las cadenas de valor primarias, también agregan valor al producto, pero no están relacionadas directamente con la producción, su función es impulsar a las actividades primarias, tales como: la infraestructura de la empresa, la planeación, el control de la contabilidad y las finanzas, la gestión de recursos humanos, el desarrollo de la tecnología y el provisionamiento o gestión de stock. 

 ¿Qué es el análisis de la cadena de valor? 

Es una herramienta estratégica que te ayuda a identificar los flujos de valor en tu negocio. Es un proceso que te permite comprender las diferentes actividades requeridas para que tu negocio tenga éxito, de modo que, puede ayudarte a lograr tus objetivos comerciales al identificar dónde están las oportunidades y qué se puede hacer para mejorar.  

Recordemos que una cadena de valor es una serie de actividades que tienen lugar para producir y entregar un producto o servicio. Parte de las materias primas y pasa por todos los procesos necesarios para dejarlo listo para el consumo. Analizarla puede llevarnos a la necesidad de agregar nuevos procesos, por ello se recomienda realizar este análisis principalmente en dos momentos: antes de lanzar un producto o servicio y para replantearse o descubrir la cadena de valor. 

¿Cómo impulsar tu negocio a través de tu cadena de valor? 

Realizar un análisis de la cadena de valor es garantía de un impulso para cualquier negocio porque te permitirá visualizar tus procesos, identificar oportunidades, realizar mejoras, aumentar la eficiencia, reducir costos, encontrar diferenciadore y expandir tu mercado.  

Consulta con un asesor y descubre cómo mejorar tu cadena de valor.

A continuación, te compartimos una ruta con los 6 pasos claves para realizar un análisis de la cadena de valor.  

Definición del modelo de negocio de la empresa.

Esto se hace mediante la identificación de todas las actividades involucradas en la fabricación y entrega de un producto o servicio a los clientes, incluidas las actividades internas y externas. Debes crear una lista de todas las actividades involucradas en la producción de su producto o servicio, como materias primas, fabricación, transporte, almacenamiento, distribución y promoción de ventas. 

Identifica tus actividades.

El siguiente paso es identificar cuáles de estas actividades son realizadas por tu empresa y cuáles no, es decir, debes identificar qué bienes y servicios se compran a proveedores u otras empresas y cuales realizas tú mismo desde tu empresa. Esto incluye tanto bienes tangibles como materias primas, tecnología, sistemas de información y bienes intangibles como patentes. 

Costos.

Una vez identificados estos, es necesario identificar cuánto cobra cada proveedor por sus bienes o servicios comprados por la empresa (valor recibido). De tal manera que debes identificar todos los costos y/o gastos asociados a cada eslabón de la cadena. 

Identifica el valor en tus procesos.

En este punto debes buscar conocer la opinión de tus clientes, puedes aplicar diversas técnicas para tener un acercamiento real a través de entrevistas, encuestas u otros. Esto se hace con el fin de que identifiques aquellos procesos que agregan o restan valor a tus productos o servicios.  

Estandarizar procesos y crear indicadores.

Recuerda que lo que no se mide no se puede mejorar. A través de la estandarización de procesos podrás identificar las áreas de mejora y generar con ello un impacto positivo en los resultados de tu negocio, y, por otro lado, los indicadores te permitirán tener bases sólidas para medir esos resultados y tomar mejores decisiones.   

Considera los cambios.

Finalmente, no debemos de olvidar que a lo largo de todo el análisis de la cadena de valor no debe perderse de vista el margen, ya que cualquier cambio que hagamos puede causar variaciones importantes, antes de hacer cualquier cambio se deben de hacer las estimaciones necesarias para no afectar los márgenes esperados. 

El objetivo del análisis de la cadena de valor es ayudar a las empresas a identificar oportunidades de mejora en todos los aspectos de su negocio. Ya que comprende todo el proceso involucrado en la creación de un producto o servicio, tanto factores externos, como proveedores, socios, distribuidores, clientes, como factores internos, como procesos de producción, canales de comercialización, etc. Hacer un análisis de tu cadena de valor te permitirá identificar oportunidades de innovación.