El uso de KPIs o indicadores de rendimiento ha existido durante décadas y ha evolucionado mucho. En el pasado, los indicadores de desempeño se basaban en datos subjetivos, como encuestas y grupos focales. Hoy en día, los datos se recopilan a través de herramientas como tableros de control y Google Analytics, lo que permite a las empresas tener información más precisa sobre su desempeño.

¿Qué son los KPIs? 

El término KPI significa Indicador clave de rendimiento. Por lo general, se utilizan en los negocios para medir el rendimiento y la eficacia de las empresa.

Los KPIs o Indicadores de productividad son un conjunto de métricas que se pueden utilizar para medir el éxito de una empresa. Se utilizan para ayudar a las empresas a crear y lograr sus objetivos, por eso son tan importantes hoy en día. Como nunca antes, hoy los datos nos permiten crear indicadores de desempeño, convirtiéndolos en la herramienta fundamental que nos ayuda a administrar y mejorar el rendimiento de nuestro negocio.

Tipos de KPIs

Los indicadores de desempeño son herramientas de medición que nos permiten monitorear información cuantitativa y cualitativa. Hay diferentes tipos de indicadores de rendimiento que se pueden utilizar en diferentes industrias. Se pueden utilizar para medir el progreso de una estrategia empresarial, identificar oportunidades o amenazas y realizar un seguimiento del progreso de los proyectos.

Algunos de los KPI más comunes incluyen:

– Tasa de crecimiento o tasa de crecimiento de ingresos

 – Costo por adquisición

 – Tasa de satisfacción del cliente

– Tasas de conversión

 – Ingresos por cliente

Los KPI nos ayudan a comprender qué áreas de una organización están funcionando bien y cuáles necesitan mejorar. Los datos y la información han tomado más valor porque cuanto más y mejor es, será más fácil establecer KPI para cada área o departamento de una organización. Esto permite a las organizaciones tomar decisiones informadas sobre cómo asignar sus recursos y mejorar su desempeño en función de los datos que han recopilado.

Contar con indicadores no solo te facilitará la supervisión, sino que te proporcionará una visión integral de todos los departamentos. Se pueden utilizar como una herramienta de gestión y como una forma de realizar un seguimiento del progreso.

Otros ejemplos de indicadores son:

– Timecards (cuánto tiempo se dedica a las tareas)

– Registros de tiempo (cuántas horas se dedicaron a las tareas)

– Gráficos de flujo de trabajo (cuántas tareas se completaron)

Los indicadores de desempeño son una herramienta clave para el seguimiento y control de los planes estratégicos. Proporcionan una idea de lo que va bien y lo que necesita ser revisado y mejorado. Una forma de crear buenos indicadores de rendimiento es utilizar las fuentes de datos adecuadas, como datos de operaciones, finanzas, información de clientes, etc. Otra forma es utilizar métodos cualitativos, como encuestas o entrevistas con las partes interesadas clave de la empresa.

KPIs y Business Intelligence  

Un KPI se puede utilizar para cualquier proceso y es una herramienta clave para la toma de decisiones.

Los KPI no son unidimensionales y, a menudo, se usan junto con otras métricas, como las tasas de conversión, lo importante es tener claridad sobre qué miden y cómo pueden ser útiles para comprender el rendimiento de su negocio. Los indicadores y objetivos que establezcamos para nuestro negocio deben reflejar cómo queremos crecer como empresa. El uso de la tecnología en nuestra vida cotidiana ha ido creciendo exponencialmente. Esto es especialmente cierto cuando se trata del comercio digital.

Business Intelligence es una herramienta utilizada para varios propósitos, como identificar los mejores indicadores, comprender cómo se están desempeñando las diferentes partes de su sistema e identificar objetivos y áreas de mejora. Además de ayudarnos a identificar las tendencias y cambios en el negocio. 

La inteligencia comercial es el proceso de recopilar, analizar y generar informes de datos comerciales. Las herramientas de BI ayudan a las empresas a realizar un seguimiento de los indicadores clave (KPI) como ventas, marketing y satisfacción del cliente. La idea detrás de la inteligencia empresarial es proporcionar a los responsables de la toma de decisiones en una empresa la información que necesitan para tomar una decisión informada sobre cómo administrar su negocio.

Te gustaría conocer más sobre Business Intelligence, contáctanos.